Children in Guna Yala, Panama
Page path:

Panama: Guna Yala, a nivel del mar

De qué se tra­ta:

Guna Yala, la "Tierra de Guna", es una región semiautónoma en el norte de Panamá en la costa del Caribe. Desde una revolución en 1925, los gunas son propietarios de la tierra que habitan y del derecho exclusivo a utilizar los recursos naturales. Su diversa y centenaria cultura indígena está sujeta a muchas influencias hoy en día.

"Nuestro enfoque consiste en informar a las personas para que comprendan los problemas y puedan trabajar para mejorar la gestión de los recursos y ayudar a las comunidades a utilizar los recursos naturales de manera sostenible.

Desde 2004, la Fundación BALU UALA y varias comunidades de la región autónoma de Guna Yala, en la costa caribeña de Panamá, han estado trabajando conjuntamente en este proyecto. Los pilares del proyecto en Wargandup, Digir, Niadup, Uggubseni y Dad NaggweDubbir son la educación ambiental, las zonas marinas protegidas, la agricultura sostenible y la gestión de los desechos.

Los municipios han creado y capacitado comisiones especiales para su aplicación. La principal función de las comisiones, que cuentan con el apoyo de un educador ambiental, es controlar y promover las Áreas Marinas Protegidas, ofrecer educación ambiental sobre temas relevantes en las respectivas comunidades, promover el manejo de desechos (por ejemplo, mediante actividades de capacitación y limpieza), apoyar la pesca sostenible cumpliendo con las regulaciones del autogobierno del Congreso General Guna (CGG) y promover la producción sustentable de alimentos locales.

Lo que está su­ce­dien­do:

La educación ambiental, las zonas marinas protegidas, la pesca sostenible y la agricultura orgánica sostenible han sido actividades constantes desde 2005, han evolucionado para adaptarse a necesidades y situaciones específicas y son tan importantes como siempre.

Apoyo a la cooperativa ISBERGUNGALU

"Sólo en el último minuto nos entregaron los papeles de la cooperativa, en un total anti-evento, después de toda la espera y anuncios de los cursos de formación, etc., pero al menos tenemos eso ahora y la cooperativa existe!

La extraordinaria inercia de las autoridades gubernamentales panameñas y su misteriosa burocracia hicieron imposible durante mucho tiempo el avance de los asuntos oficiales de nuestra cooperativa (por ejemplo, no pudimos abrir una cuenta bancaria en más de un año). Sin embargo, a nivel local, las cosas están progresando lentamente en todas las comunidades. Las cinco ramas de la cooperativa están activas y al día con el pago de sus cuotas mensuales. Las cooperativas comercian con productos agrícolas y están ocupadas recaudando dinero cada semana. El obstáculo más importante es la falta de una estructura de comercialización como mercados o tiendas para vender los productos.

Los habitantes de la isla de Digir decidieron en 2018 abolir el uso de las bolsas de plástico y castigar a cualquier persona que sea sorprendida contaminando la isla. Guna Yala tiene un problema de residuos muy serio y este es un gran paso en la dirección correcta. El resto de Panamá puede estar hablando del tema, pero la decisión está lejos de ser la misma. Estamos muy contentos con este desarrollo positivo!

Die Mitglieder der Genossenschaft
Los miembros de la cooperativa hacen su juramento oficial.

Lo que he­mos lo­gra­do has­ta aho­ra:

2019

Las escuelas invitan regularmente al personal del proyecto (promotores) a dar conferencias sobre temas ambientales o a ayudar a organizar actividades. La oficina local del Ministerio de Agricultura (MIDA) también trabaja muy activamente con los grupos locales de BALU UALA, ya que éstos se encuentran ahora entre los grupos de agricultores más importantes de la región. La ARAP, la Autoridad de Recursos Marinos, también recibe nuestro apoyo cuando llevan a cabo sus actividades.

En Dad Naggwe Dubbir, Uggubseni, Niadup, Digir y Uargandup, los equipos han dado conferencias y presentaciones de vídeo en escuelas locales, han organizado actividades artísticas como pintar, pintar o transformar la basura en objetos de arte. También recogían basura en las playas locales, hacían snorkel en las zonas marinas protegidas, daban conferencias para varios grupos organizados como clubes deportivos, grupos de mujeres y daban conferencias en casas de reuniones locales.

Las AMP promovidas por BALU UALA han sido asumidas por los municipios y se han anclado en sus reglamentos locales. Recientemente, en una reunión del Congreso General Guna, en la que participaron las 48 comunidades de Guna Yala, varios dirigentes señalaron la importancia de las AMP existentes y la necesidad de establecer más zonas protegidas en cada comunidad.

2008 - 2018

En cada comunidad insular, uno o dos funcionarios del proyecto y miembros de las comisiones de la AMP ejecutan ahora el programa de educación. El programa de educación se ha ampliado ahora a un total de 13 comunidades insulares.

Los inspectores de pesca elegidos por las comunidades vigilan las reglamentaciones relacionadas con la pesca. La vigilancia de las áreas marinas protegidas se ha convertido en una práctica común en el trabajo comunitario.

Hasta la fecha se han establecido un total de nueve áreas marinas protegidas.

El Congreso General de Guna puso fin a la buena cooperación en 2009 después de las disputas. Sin embargo, esto ha acelerado la adopción de la idea del uso sostenible de los recursos marinos como un objetivo importante del proyecto.

Las comisiones de la AMP se encargan de las tareas agrícolas en el continente y abordan la cuestión de los desechos y las basuras. En general, el papel de las comisiones de los municipios es cada vez más fuerte y autónomo.

Formación de una cooperativa para la capacitación en agricultura orgánica.

La vigilancia de los arrecifes de coral muestra una situación relativamente intacta de los corales y la sobrepesca en algunas zonas.

Organización del primer "Festival del Mar" desde 2005.

Las zonas marinas protegidas se respetan en todas las comunidades, la pesca de langosta ha disminuido como resultado de otras fuentes de ingresos.

Nuevo enfoque de la contaminación ambiental por los desechos y la extracción de arena y coral para la construcción.

A finales de 2018, se han aprobado todos los documentos y se ha emitido el documento oficial que reconoce a la Cooperativa Isbergun Galu como tal.

2004 - 2007

Primeros eventos educativos en seis, luego doce comunidades de Guna Yala sobre los temas de biología y ecología marina, conservación de la naturaleza, biología de los corales y educación ambiental.

Se encontró y capacitó al menos a un representante voluntario del proyecto en cada comunidad.

Materiales especiales de enseñanza, videos, folletos, carteles son desarrollados por Balu Uala

Establecimiento de un programa básico de vigilancia pesquera con la recopilación de datos sobre el número de especies, la biomasa, el sexo, el esfuerzo pesquero, los caladeros, el consumo propio o la exportación, etc.

Se registraron pescadores en doce comunidades y se revisó la práctica común. Cada comunidad tiene ahora un inspector de pesca que documenta las cifras de captura diaria, inspecciona las capturas y confisca las capturas ilegales, como las langostas de talla inferior a la reglamentaria o con huevas.

Seis comunidades están estableciendo áreas marinas protegidas (AMP). Una comisión de AMP compuesta por 8 a 15 miembros se ocupa de ellos y resulta ser una herramienta eficaz para la gestión de los arrecifes de coral.

Las zonas protegidas aumentan el número de langostas, así como de pargos y dorados jóvenes. Esto aumenta significativamente el interés de las comunidades por participar en el proyecto.

Guna Yala - Regreso a la tierra

Durante muchos años, más de una década en realidad, se ha hablado de cruzar a tierra, para escapar de los desafíos que plantea el crecimiento demográfico y la inadecuación de las islas al nivel de población actual.

¿Una oportunidad para un nuevo comienzo en un momento crítico?

(en inglés)

Projektaktivitäten 2017

Projektaktivitäten 2016

Projektaktivitäten 2008-2015

Projektaktivitäten 2004-2007

Más información

¿Quién lo ha he­cho?

Más in­for­ma­ción