Brasil rainforest

¿Qué se puede hacer?

Man­te­ner lim­pio el acuí­fe­ro
De­te­ner la de­fo­res­ta­ción
Pro­te­ger la sel­va tro­pi­cal
Pro­te­ger el océano

Acuer­dos de ho­nor
No hay pla­ne­ta B

Cui­dar de todo
O per­der­lo todo

Cuidado - Actuar - ¡Ahora!

Page path:

Comprar selva tropical - preservar la selva tropical

Flows - todo está interrelacionado

Ya sea en algún lugar de Alemania, México o Brasil, ¡podemos hacer algo para hacer de este mundo un lugar mejor!

El Río Negro y el Amazonas se unen en Manaus, Brasil. El Amazonas está rodeado de selvas tropicales, las más grandes del mundo. Almacenan carbono, indispensable en la crisis climática. Son el hogar de al menos el 10% de la biodiversidad del mundo.

El bosque se corta, se quema y se desbroza para su uso en la agricultura, la ganadería y el pastoreo. La capa superior del suelo es arrastrada por los campos, los nutrientes llegan al Amazonas. La corriente fluye 6.400 km hacia el océano y drena así la mitad del continente hacia el Atlántico.

La carga de nutrientes hace que el crecimiento de algas explote en el Caribe y el Océano Atlántico. Una invasión de las algas sargazo, el cinturón de algas, se extiende a lo largo de más de 8.000 kilómetros.

Las algas sargazo en descomposición consumen el oxígeno del mar y producen zonas mortales. La vida en el mar sufre por ello. Las algas sargazo también son arrastradas a las playas de México y cubren los sitios de anidación de las tortugas, que ya no pueden desovar allí. No hay huevos, no hay tortuguitas.

Las algas en descomposición liberan toxinas y nutrientes. Esto destruye los arrecifes de coral y mata las algas marinas. Los efectos de la deforestación afectan a miles de kilómetros desde el Amazonas hasta la península de Yucatán en México.

La creación de zonas de amortiguamiento a lo largo de los principales sistemas fluviales contribuye de manera importante a reducir la carga de nutrientes y, por lo tanto, a la eutrofización del océano.

La eutrofización a través de la deforestación es un problema que ha recibido muy poca atención en todo el mundo. Ahora vemos que esta es otra consecuencia del rápido cambio global y no tenemos tiempo que perder. Además de combatir la destrucción de la selva amazónica por las industrias globales y la codicia, necesitamos al menos zonas de amortiguamiento a lo largo de los ríos que protejan los sistemas fluviales.

Si protegemos al menos 60.000 ha al año, eso es solo el uno por ciento de lo que se pierde en el mismo período. Pero podría marcar una gran diferencia en la eutrofización del sistema fluvial y del océano. Esto no requiere ninguna organización nueva, muchos grupos de la selva tropical de renombre están haciendo un trabajo ejemplar, pero tenemos que hacer mucho más. Un metro cuadrado por botella retornable no es nada.

Para la implementación de esta parte del proyecto, estamos buscando organizaciones patrocinadoras adecuadas en Brasil y los países vecinos.

 

Nuestras cuentas:

M.M.War­burg & Co.

Light­hou­se Foun­da­ti­on

IBAN DE65 2012 0100 1004  4798 88

BIC: WBW­C­DEHH

Proyectos relacionados

Haz aún más: