Test Design Lighthouse


El archipiélago Juan Fernández resultó muy afectado por el tsunami

Casi una semana después del devastador tsunami que afectó gravemente a las islas de Juan Fernández nos llegan las primeras imágenes, en las que se puede observar la dimensión de esta catástrofe natural. Un reporte de la televisión chilena:

 

Conjuntamente con nuestro socio Slow Food International hemos tomado la decisión de redirigir los recursos del proyecto para dedicarlos a la reconstrucción de la isla Robinson Crusoe. Ello es necesario, dado que Chile no puede hacer frente por sí solo a las consecuencias de esta catástrofe natural. Nuestra ayuda no será suficiente por sí sola para garantizar un nuevo comienzo en el lejano archipiélago Juan Fernández. ¡Ayúdenos en esta tarea!

 

 

Bajo estas circunstancias, el proyecto planeado inicialmente no se llevará a cabo por ahora:

 

 

Chile: Robinson Crusoe Island Seafood

Optimización de la pesca artesanal y desarrollo de turismo sostenible

Socios: Slow Food international, Sindicato de Pescadores Artesanales del Archipiélago Juan Fernández (STIPA)

Participantes: Pescadores miembros del Sindicato de Pescadores Artesanales del Archipiélago Juan Fernández

Ecología: Protección del singular ecosistema marino con numerosas especies endémicas

Economía: Introducción de la pesca sostenible asi como de fuentes de ingreso alternativas

Social: SFortalecimiento de la comunidad y sus valores culturales

Medidas:

  • Sensibilización de la opinión pública
  • Introducción de técnicas de pesca sostenible
  • Cursos sobre gestión pesquera
  • Cursos sobre principios elementales del turismo ecológico
  • Diversificación de las fuentes de ingresos
  • Desarrollo de la infraestructura en los sectores de la gastronomía y el comercio
  • Fomento de la comercialización de productos regionales a nivel internacional

Son necesarias dos horas de vuelo en avión desde Santiago, una media hora a pie y otra hora en bote para llegar al pequeño y solitario pueblo en la isla Robinson Crusoe en el archipiélago Juan Fernández, reserva de la biosfera de la UNESCO. El nombre de la isla está ligado a la increíble historia de Alexander Selkirk, cuyas aventuras se convirtieron en leyenda gracias a la novela de Daniel Defoe. Y de alguna manera la isla conserva aún la encantadora atmósfera de la descripción literaria.

 

La pesca de la langosta se lleva a cabo entre el 1 de octubre y el 14 de mayo con jaulas de madera.
La Breca (Cheilodactylus gayi) es una de las especies pescadas como alternativa a la langosta.

83 por ciento de las especies animales y vegetales son endémicas en la isla, incluidas especies nativas de algas, aves, mamíferos, peces, y en especial, de crustáceos. En el interior viven cabras y conejos silvestres y se cría algo de ganado vacuno, pero la verdadera vida de la isla se encuentra en el mar. Casi todos los habitantes de la isla están estrechamente vinculados a la pesca desde hace al menos 3 siglos. El animal marino más preciado es la langosta endémica Jasus frontalis, cuya pesca se remonta hasta el siglo XVIII. Esta especie se encuentra solamente aquí y en las aguas de las Islas Desventuradas, San Félix y San Ambrosio, a tres horas en bote hacia el Norte. La pesca de las langostas se realiza a una profundidad de entre 2 y 200 metros mediante trampas rectangulares elaboradas por los pescadores con ramas del árbol maqui que crece en la zona. Hasta hace un par de años las trampas debían ser subidas a mano a la superficie desde las profundidades. Hoy en día, esto se realiza con la ayuda de un pequeño motor, lo que constituye la única innovación en el proceso.

 

En las aguas cercanas a la isla habitan muchas otras interesantes especies de peces, moluscos y crustáceos, de gran interés gastronómico, como el cangrejo dorado (Chaceon chilensis), los cuales son capturados en profundidades que van desde los cinco a los seiscientos metros con las mismas jaulas de madera con las que se pesca la langosta, el erizo negro (Aspidodiadema microtuberculatum) y la breca (Cheilodactylus gayi), un pez con una fina carne blanca, el jurel (Pseudocaranx chilensis) y la vidriola (Seriola lalandi); estas últimas son capturadas con espinel, un aparejo provisto de varios anzuelos.

 

Como queda dicho: numerosas especies de peces, almejas y crustáceos que habitan en las aguas que rodean la isla serían de interés gastronómico, pero hasta ahora sólo las langostas son realmente utilizadas. Por el contrario, la extraordinaria breca es utilizada solamente como carnada.

 

Slow Food trabaja desde 2005 en el desarrollo estructural de una pesca artesanal local que use métodos sostenibles y que ocupe también a las mujeres de la isla. La fundación Slow Food apoya al mismo tiempo a la asociación de pescadores local STIPA (Sindicato de Pescadores Artesanales del Archipiélago Juan Fernández), la cual cuenta actualmente con 105 miembros, en su lucha contra los gigantes de la industria pesquera para lograr la ampliación del área marina protegida hasta las 20 millas alrededor de la isla.

 

Actividades del proyecto hasta finales del 2010

  • Construcción de un laboratorio para la preparación de productos del mar: Desde principios de los 80 los pescadores se han concentrado marcadamente en la langosta nativa. Esto debido, entre otras razones, a la carencia de aparejos idóneos para la pesca de otras especies marinas
  • Curso de formación sobre métodos de pesca sostenible: Con el fin de mejorar la protección del mar y la conservación de la biodiversidad, asegurar la calidad del producto en el mercado y garantizar la legalidad se realizará un curso dirigido por un asesor de Slow Food.
  • Curso sobre los principios generales del turismo sostenible: Para aprovechar las posibilidades de ingresos y ocupacionales que ofrece el desarrollo del turismo es importante valorar el ecoturismo y mejorar la calidad de las actividades turísticas ecológicas. Los miembros de STIPA recibiran instrucción sobre las estrategias para una explotación sostenible de las áreas bajo su jurisdicción.
  • Construcción de un restaurante con personal de STIPA: Dado que hasta ahora no existen restaurantes cerca del puerto de la isla Robinson Crusoe, STIPA ha decidido abrir uno en el cual se ofrezcan productos del mar preparados según recetas tradicionales de la isla.
  • Construcción de un pequeño negocio: La venta de productos marinos de gran calidad a los habitantes de la isla y a los turistas debe ser realizada por personal de STIPA.
  • La página de Internet de Archipiélago Juan Fernández: Uno de los objetivos del proyecto es la difusión a través de la página de temas como la pesca sostenible en la región, el ecoturismo o las zonas costeras protegidas. La página de Internet será traducida a tres idiomas (español, inglés e italiano).
Oficina de STIPA y Slow Food Convivium

Participación de una delegación de la comunidad en “Terra Madre – Salone del Gusto”

Terra Madre es un proyecto concebido por Slow Food y reúne a fabricantes de alimentos y trabajadores de todo el mundo al ofrecerles la oportunidad de discutir sobre temas importantes de la producción de alimentos. Allí intercambian ideas sobre cuestiones diversas y complejas, como el significado que “alimentos de gran calidad” tiene para ellos, sobre el equilibrio ecológico y los recursos medioambientales, aspectos del gusto, de la dignidad del trabajador y de la seguridad del consumidor.

 

El encuentro Terra Madre tiene lugar en el marco del Salone del Gusto, un evento público internacional de Slow Food que promueve un trato “bueno, limpio y justo” con respecto a los alimentos y ultimamente ha atraído a más de 180.000 visitantes. Durante el Salone del Gusto estarán presentes algunas comunidades del alimento selectas que ofrecerán sus productos para su degustación.

 

Medios de apoyo

Folletos y otras publicaciones sobre las actividades de la comunidad de alimentos serán utilizados en una campaña informativa y aclaratoria sobre pesca sostenible en el evento Salone del Gusto/Terra Madre.

 

 

 

El archipiélago Juan Fernández está situado a unos 650 km al este de Chile, más o menos en la misma latitud que Valparaíso y lo componen las islas Robinson Crusoe, Alejandro Selkrik y Santa Clara. Sólo la isla Robinson Crusoe está habitada y aproximadamente 600 personas viven allí.