Test Design Lighthouse


Vida en el mar

Aunque nereidas, tritones y monstruos marinos son fruto de la fantasía de los primeros navegantes, las vastas extensiones y profundidades oceánicas aún deparan enigmas y sorpresas, incluso para la ciencia moderna. Sólo se ha estudiado parcialmente una décima parte del mar, aún permanece inexplorada la mayor parte del fondo marino, sobre todo en las zonas abisales.

 

Un ser marino relativamente simpático, con el cuerpo cubierto de escamas, que supuestamente fue capturado en torno al año 1531 en el Báltico; al menos eso afirma Johann Zahn en el libro "Specula physico-mathematico-historica notabilium ac mirabilium sciendorum", impreso el año 1696 en Augsburgo. (Treasures of the NOAA Library Collection)

La oceanografía posee unos conocimientos más amplios sobre los ecosistemas del litoral y las propias costas, las zonas accesibles para los buceadores incluso con técnicas sencillas: arrecifes de coral, manglares, bosques de algas, praderas de hierba marina o zonas intermareales. Pero sólo disponemos de una imagen aproximada de muchas zonas del hábitat marino, por ejemplo, de los organismos de la zona mesopelágica, situada por debajo de la zona donde penetra la luz (zona fótica) y de las profundidades abisales (zona afótica).

 

Resulta evidente que la biodiversidad en el mar es mucho mayor que en la tierra. De los 33 filos del reino animal, 30 están representados en el mar; la mitad de ellos, de forma exclusiva. Parece ocurrir lo contrario con el número de especies. Hasta ahora se han descrito aproximadamente 1,5 millones de especies terrestres, en su mayoría plantas con flores e insectos, y se estima que puede haber entre cinco y cincuenta millones. Por el contrario, sólo se conocen actualmente unas 250.000 especies marinas y las estimaciones llegan hasta el medio millón. Sin embargo, no sabemos aún qué sorpresas nos puede deparar el fondo marino en las profundidades abisales, prácticamente inexploradas. ¿Tal vez otro millón de especies o incluso diez millones, como suponen algunos expertos?

 

La mayor parte del ecosistema marino está sumido en la más completa oscuridad. Con una temperatura de 2 °C y un constante incremento de la presión del agua conforme aumenta la profundidad, las condiciones son muy exigentes para la capacidad de adaptación de los organismos. Desde el punto de vista del habitante terrestre, la apariencia de muchos de estos seres marinos resulta extraña y, en algunos casos, incluso aterradora. Pero a pesar de las aparentes condiciones abióticas imperantes, o precisamente debido a las mismas, la naturaleza responde con una sorprendente diversidad de formas, colores y estrategias de supervivencia.

 

 

Vida en las costas

A pesar de la fascinación, dado que las costas no sólo son el hábitat de una flora y fauna particular, sino también zonas que atraen a un número creciente de seres humanos en todo el mundo, los conflictos están a la orden del día. ... más

 

El fondo marino de las profundidades

Si pudiéramos contemplar el fondo marino sin agua, no veríamos solamente abismos. Más bien podríamos contemplar un imponente paisaje, donde abunda la diversidad de formas como en tierra, con montañas y valles, altiplanos y llanuras abisales, extensas ... más

 

En las olas

Estado de la mar, mar tendida, mar de viento, mar de fondo, mar de través: la topografía de la superficie del mar es variada y pone de manifiesto el movimiento de los vientos ... más