Test Design Lighthouse


Chile: gestión costera en los golfos de Ancud y Corcovado

Partner: Fundación Pumalin, Chile

Participants: different NGOs in Chile

Ecology: Supporting the efforts for marine protection in Patagonian coastal waters

Economy: Sustainable protection of marine resources

Social: Strengthening civil society, environmental law enforcement

Measures:

  • Ecological Analysis of Patagonians coastal biocoenosis
  • Studies on the effect of aquaculture on the biological communities
  • Documentation of environmental violations by the aquaculture industry
  • Documentation of the status quo
  • Build a data set for comparison of nominal and actual condition
  • Sensitization of the public administration
  • Sensitize the public

La región costera de los golfos de Ancud y Corcovado, así como el paisaje de fiordos limítrofes, se extiende desde los 41 hasta los 46 grados de latitud sur y abarca una superficie total de unos 35.000 kilómetros cuadrados. Los fiordos, que en su mayoría penetran tierra adentro con múltiples canales, bahías e islas, forman una línea costera con una longitud estimada de 90.000 km. Esta región se extiende desde la capital regional Puerto Montt, al norte, hasta el cabo de Hornos, situado a unos 1.500 km al sur, y constituye uno de los mayores sistemas de estuarios del mundo, donde hay una interrelación especialmente fuerte entre la tierra y el agua.

 

El mar está marcado por la corriente de Humboldt, de aguas frías, mientras que los fiordos y canales están influidos por la afluencia de los caudalosos ríos procedentes de la cordillera andina. Debido a la proximidad de la Antártida y la evolución geomorfológica, la diversidad de especies de fauna y flora marinas es especialmente elevada en comparación con otras regiones de fiordos. Además de numerosos corales de agua dulce y especies de peces, hasta la fecha se han registrado 31 especies de mamíferos marinos (de las 124 especies que se conocen en todo el mundo y de las 51 que habitan en las costas chilenas), lo que convierte esta región en una zona de concentración de biodiversidad y variedad de especies de mamíferos marinos.

 

 

El volcán Corcovado domina el paisaje en la costa oriental del Golfo de Corcovado. (Foto: N. Piwonka)

Además, los golfos de Ancud y Corcovado son una de las principales zonas de alimentación y cría de las ballenas azules en el hemisferio sur. También hay otras especies de ballenas que aprovechan la riqueza de plancton y nutrientes de las aguas costeras, especialmente como lugares de alimentación en sus migraciones al Polo Sur, como las ballenas jorobadas, los rorcuales comunes, los cachalotes y las orcas. Otros mamíferos marinos, como los leones marinos y diversas especies de delfines, así como numerosas aves marinas, incluidas algunas especies de pingüinos, utilizan estas aguas como zonas de anidamiento y cría o como hábitat permanente.

 

En el curso de la expansión de la pesca y la piscicultura, estas aguas sin explotar fueron descubiertas como zona ideal para la cría del salmón en la década de 1980. Desde la introducción de la industria acuícola, el volumen de este sector económico se ha multiplicado por 140 en Chile. La antaño tranquila región de los fiordos patagónicos se ha convertido súbitamente en una de las zonas más industrializadas de Chile. Actualmente se encuentran aquí casi el 90 % de las instalaciones acuícolas chilenas. Chile, que es el segundo productor mundial de salmón después de Noruega, produce ahora unas 485.000 toneladas de carne de salmón al año, con un volumen económico superior a los dos mil millones de dólares. Los principales mercados para la exportación del salmón chileno son Japón, Estados Unidos y la Unión Europea.

 

 

Impactos medioambientales y conflictos

La limpieza de las jaulas de malla es laboriosa. Las aguas residuales no se depuran. (Foto: W. Heise)

El uso de la región de los fiordos por la industria salmonera se efectúa sin un concepto de gestión apropiado por parte del estado chileno y se orienta fundamentalmente a los intereses de la citada industria. Las medidas de protección medioambiental no existen o son muy laxas, comparadas con las que se aplican a escala internacional. Además, el estado apenas controla el cumplimiento de las normas existentes.

 

Los conocimientos científicos sobre el ecosistema marino de esta región son muy limitados todavía. Por tanto, resulta difícil atender a aspectos ecológicos en la adjudicación de concesiones acuícolas o demostrar los daños causados por la piscicultura masiva. Al mismo tiempo, comienzan a manifestarse claramente los efectos negativos de la cría intensiva del salmón, ya conocidos de otras regiones de fiordos (p. ej., en Canadá, Noruega, Escocia). Entre ellos cabe destacar:

 

 

  • Deterioro de la calidad del agua (especialmente en las aguas costeras poco profundas) por déficit de oxígeno, debido al elevado aporte de excrementos, restos de piensos que contienen antibióticos y otros productos químicos, así como residuos industriales de las piscifactorías.
  • Contaminación del fondo marino por la eutrofización con los citados productos, lo que ocasiona, entre otras cosas, una reducción del crecimiento de los corales de agua fría.
  • Arrastre y propagación de nutrientes y aditivos químicos que entran en la cadena trófica de los organismos en estado natural, ocasionando daños en su salud y una reproducción sin límites de los mismos.
  • Mayores riesgos para la salud de las personas y de los habitantes del mar por el aumento de las algas tóxicas ("mareas rojas"), favorecidas por el aporte excesivo de nutrientes.
  • Pérdida de hábitat para las especies marinas debido al gran requerimiento de espacio y "consumo de superficie" de las instalaciones acuícolas;
  • Amenaza para las poblaciones locales de aves y mamíferos por la caza o expulsión de sus hábitats naturales y zonas de cría.
  • Amenaza para las poblaciones naturales de peces por la introducción y el asentamiento de especies exóticas en el ecosistema local. Consecuencias de esto son la transmisión de enfermedades (p. ej., piojos de mar) y el descenso de presas para los mamíferos marinos.
  • Pérdida de caladeros tradicionales y, por lo tanto, descenso de la tradicional pesca costera a pequeña escala.
  • Pérdida de zonas atractivas para el turismo por la creciente presencia de centros salmoneros, cargaderos, instalaciones de procesamiento y vertederos.
  • Nacimiento de conflictos de intereses entre la industria salmonera, los pescadores y el sector turístico.

¿Qué depara el futuro?

Desde la introducción de la industria acuícola, el volumen de este sector económico se ha multiplicado por 140 en Chile.
En los numerosos fiordos de la Patagonia se encuentra el 90 por ciento de las instalaciones acuícolas chilenas.
Además del impacto directo sobre las aguas, también resulta problemática la eliminación de la basura.

A pesar de los evidentes problemas con la creciente industrialización de la región por la explotación de piscifactorías y criaderos de mariscos, no existen hasta ahora conceptos adecuados para una gestión costera estructurada y sostenible, atendiendo a los aspectos ecológicos necesarios, por parte del Estado. No se lleva a cabo investigaciones básicas para mejorar los conocimientos sobre la ecología y los ecosistemas de la región y las medidas medioambientales existentes se adaptan sólo de forma parcial y dubitativa a la problemática actual. También faltan iniciativas o propuestas claras para la protección del ecosistema marino en la región de los fiordos chilenos por parte de las organizaciones no gubernamentales y científicas.

 

Objetivos

El proyecto forma parte de un concepto más amplio para la mejora de la gestión integrada de las zonas costeras en los fiordos del sur de Chile. Los objetivos principales son:

Cartografía ambiental y biovigilancia: Elaboración de una cartografía básica de los recursos marinos existentes y de las estructuras de hábitats, así como la identificación de las actividades económicas y de las zonas que ya están amenazadas. Creación de una base de datos de información geográfica (GIS) y cartografía sobre las zonas de uso y actividades económicas, las condiciones medioambientales generales y la presencia de las especies más importantes de la fauna y flora en el ámbito marino.

 

Control de la legislación medioambiental existente: Vigilancia del cumplimiento de las normas medioambientales existentes para la industria salmonera, incluido el control de los vertederos ilegales y la vigilancia del cumplimiento de las leyes sobre pesca y caza. Registro y localización vía GPS de todas las concesiones acuícolas en funcionamiento, verificación de sus emplazamientos reales y elaboración de un registro de infracciones contra las disposiciones medioambientales existentes.

 

Comunicación ambiental: Desarrollo de una red de organizaciones medioambientales, así como la formación y asesoramiento de la población local y de los grupos de interés de los sectores pesquero y turístico. Creación de una red de organizaciones medioambientales que actúen en este ámbito, así como de programas y seminarios para concienciar a la población local y a los grupos de interés de la pesca y del turismo.

 

El centro geográfico del proyecto se sitúa en la región que rodea la isla Magdalena y abarca especialmente los fiordos de Puyuhuapi, Ventisquero y Jacaf (XI Región). Esta zona se ve especialmente amenazada por la adjudicación prevista de unas 2.500 nuevas concesiones de piscifactorías salmoneras; al mismo tiempo, en la zona ya hay establecidas algunas reservas naturales.

 

 

Se está construyendo y equipando un barco de investigación de 9 metros de eslora en Puerto Montt, que operará en la región del proyecto a partir de abril de 2007. Simultáneamente se están recopilando los datos necesarios sobre los emplazamientos de las concesiones pesqueras y acuícolas e introduciéndolos en una base de datos. La adquisición y el análisis de imágenes de satélite de la región del proyecto servirán de apoyo a la recogida de datos y la completarán, especialmente para detectar y combatir los emplazamientos no autorizados y los vertederos ilegales.

 

 

 

Socio del proyecto:

Fundación Pumalin: Calle Klenner 299, Puerto Varas, X Región, Chile

Persona de contacto: Dr. Wolfram Heise, heise(ad)conservacionpatagonica.org

 

 

 

Al principio

El golfo Corcovado es un golfo que se ubica en el límite de la región de Los Lagos y la región de Aisén, en el sur de Chile. A comienzos del siglo XXI, se descubrió que en el golfo es posible avistar aglomeraciones de ballenas azules.